24/3/17

Cartografía de la anarquía. Artículo a BCNMes

En el número de marzo de la revista BCNMés aparece un artículo donde me acerco al tema de la presencia y realidad de la anarquía actualmente en Barcelona. El trabajo, de naturaleza periodística y necesariamente abreviado, lleva el título "Anarco-Atlas. Cartografía viva de la anarquía". 



Portada de la revista BCNMés, mes de març. Portada de amural.info

Está disponible también en papel, en los puntos de distribución que se encuentran a través de este link:
http://bcnmes.com/puntos/

El artículo se dedica en buena parte a preguntar por la terminología de la anarquía, su sentido como etiqueta, además de sus muchas formas paralelas y simuladas, explícitas y implícitas. Considero algunos vínculos históricos, reflexiono sobre la ocupación, introduzco el tema de la cooperación y las cooperativas, para acabar con la imagen de Las Kelly, las camareras de piso en lucha a través de esta organización auto-gestionada ejemplar. 

A continuación ofrezco una sección del texto, en conversación con personas activas en la ocupación de viviendas dentro de un marco de activación política.

En años recientes me he dedicado al tema en mis artículos especializados, en revistas diversas, además de mis investigaciones académicas, con el trabajo del Máster reciente sobre la anarquía entre los artistas neo-impresionistas. Además, durante dos años he impartido una asignatura sobre el tema de "Anarquía y cultura", para créditos de Ciencias Sociales, en la Emily Carr University of Art and Design, de Vancouver. En otra entrada espero poder explorar el sentido y las preguntas a considerar a la hora de enseñar un tema tan rico pero complejo.

Una de los temas que más me ha interesado durante estos años es la cuestión de cómo se plasma una posición ideológica y ética en la práctica artística y cultural. Por supuesto, plantear la manera de expresar una teoría amplia y compleja de carácter político y social no es fácil. Las formas estéticas no siempre asumen una identidad correspondiente, por lo que otras cosas --como las estructuras colectivas-- a lo mejor tienen que estudiarse en función de las estéticas de sus procedimientos y maneras de estar juntos. 

Es claro que las ideas no se mueven en dirección única y sin fisuras hacia las acciones y los comportamientos, como si estos últimos fuesen meras expresiones fiables de la intención surgida del pensamiento. Esta problemática se ve aún más en el caso del anarquismo, que no suele obedecer a una metodología estructurada verticalmente. Más bien, la anarquía es una de las posiciones político-sociales que más tiende a defender una relación simbiótica entre la teoría y la praxis. Además, es un caso a estudiar en cuanto a su voluntad de enfatizar el aprendizaje a través de la acción, preferiblemente conjunta.


  ¿En precisamente qué categoría deberíamos colocar una calçotada libertaria?

En el marco actual de prácticas anti-sistema, activismos anti-autoritarias y de voluntad de renovación de todos los paradigmas dominantes de la vida contemporánea, la anarquía propone la crítica más extensa y más completa de todas, más allá de la cuestión de sus debilidades ante las opciones más pragmáticas (o sea, de continuidad estructural). Aún así, su propio carácter le impide presumir de la profundidad de su análisis de la actualidad, además de tener un nombre que todavía suscita suspicacias y tiende a reemplazarse a la primera oportunidad. Así que la anarquía procede con humildad y eufemísticamente por los espacios de encuentro y conflicto donde pretende incidir, sin querer manifestarse como un marco rígido o dogmático de cambio radical. 

A continuación ofrezco un fragmento del texto:


[. . .] El anarquismo es más visible, pero no todo el mundo está dispuesto a “salir del armario”, una idea que defiende Iru Moner, de la Asamblea de Vallcarca. Moner señala la tendencia de algunos militantes de llevar una doble vida, sin explicar sus convicciones a sus familias o en el trabajo. El hecho de defender a una opción anarquista podría exponer a uno a la persecución, pero también llevaría a un mayor entendimiento de sus postulados y la desestigmatización.
Las condiciones, además, han cambiado, explica Moner, en parte por las subidas constantes de alquileres y el acrecimiento de las economías de subsistencia provocadas por la crisis. “A raíz de la crisis de 2008, todos estos conceptos que antes sonaban a marcianos —‘estáis locos’, ‘sois anarquistas’— han cogido fuerza.” En las asambleas de barrio, insiste, “no se prejuzga a las personas por el hecho de utilizar un sitio que no es su propiedad legal”. En Vallcarca uno de los objetivos compartidos es de defender la integridad de lo que queda del casco antiguo, un núcleo en parte ocupado, además de resistir la gentrificación del barrio. Es cada vez más habitual escuchar a los vecinos de Barcelona referirse a la violencia de los desahucios, consentidos por el Estado, para así defender el derecho de un CSO de resistir contra el desalojo, como ocurrió con Can Vies en 2014. 
Con todo, los mismos okupas desmienten que la ocupación es ahora más fácil que antes. “Todavía hay desalojos. Cuando ves a aquellos Mossos, con lo grandes que son, aparecer a la puerta…” La frase es de una persona que no pagó alquiler desde 1995 hasta el año pasado. Lo que sí ha cambiado es que antes de la crisis la ocupación fue la cara más visible de la resistencia contra la economía especulativa. La burbuja inmobiliaria y las consecuencias de su colapso han acabado por dar la razón a los okupas para muchos conciudadanos [. . .]

24/3/16

Barcelona Speed, in BCNMés

More Jeffrey Swartz Shibboleths on Barcelona, in BCNMés 


ENG
Now online the most recent article of my series "Shibboleths", in BCNMés, the trilingual monthly magazine published in Barcelona. In "Shibboleths" I reflect on dominant dogmas and clichés of Barcelona and Catalan culture and society. 





For Shibboleths #7, just how fast is Barcelona: Speed: fleet-footed and frenetic or sluggish and slow?

ESP
Nuevo artículo online sobre los lugares comunes de Barcelona, en inglés en la revista BCNMés. Sobre la velocidad de Barcelona.


“To every outworn shibboleth…he clung with fanatic tenacity.”

Robert Boothby

10/12/15

Corea tampoco tenía que ser

Protesta de artistas coreanos contra Mari en el MMCA Seúl

(ENG: Korean Artists Protest Mari Appointment to MMCA Seoul)

Una protesta masiva de artistas coreanos rechaza el nombramiento de Bartomeu Mari como director del MMCA en Seúl. Una de las preocupaciones más importantes de los creadores es la posibilidad de que Mari se ha contratado precisamente para llevar a cabo la política actual de control y censura que ejerce el gobierno coreano sobre la cultura.

Según Gareth Harris en The Art Newspaper, en dos peticiones separadas más de mil firmas cuestionan la capacidad de Mari de llevar el proyecto, después de la censura que llevó a su dimisión del MACBA de Barcelona. La petición se ha iniciado desde petition4art, y incluye conocidos creadores en Corea y residentes en el extranjero.

La noticia ha aparecido como titular en Artforum online, y ha salido en la página contra la censura en el arte Index on Censorship. En una nota a la plataforma coreana Mari se defiende, insistiendo que está en contra de todo tipo de censura en el arte.

La candidatura de Mari ya fue cuestionado antes de que el Ministerio de Cultura de Corea confirmó el nombramiento, un hecho que revela el grado de politización de un puesto tan relevante.

En el artículo Mari se defiende con el argumento de que la obra de Ines Doujak censurado tenía posibilidades de ser declarada ilegal por faltar el respeto al Rey de España, un razonamiento altamente cuestionable. Primero, no existe una clara indicación en la obra para llegar a tal conclusión. El mismo Mari utilizó argumentos diferentes en el momento de su intento de retirarla, incluyendo insinuando que no conocía el contenido de la obra.

Desafortunadamente, la prensa internacional insiste en decir que se sodomiza el rey en la obra, cuando la misma pieza obliga a descartar tal lectura, llegando a interpretaciones absurdas y fantasiosas.

El texto entero de la primera petición, en inglés, está disponible aquí. La petición señala 4 puntos de interés:

1-la falta de credibilidad de Mari como presidente del CIMAM y la violación de la ética profesional y museística, por lo que una crisis ajena se lleva a Corea del Sur;
2-la situación grave de censura institucional en Corea del Sur, liderado por el propio Ministerio de Cultura, y manifiesta en todos los campos culturales, con ejemplos concretos, lo que hace pensar que Mari se ha contratado para servir tal política en lugar de luchar en contra de ella;
3-el soporte masivo para la petición del sector cultural y artístico;
y 4-la falta de transparencia y diálogo en el nombramiento de Mari y en otros procesos de interés público para el arte coreano.

Del texto de la petición online de noviembre 2015, de los artistas coreanos:

"In addition, the South Korean government’s bureaucratic restrictions have severely undermined the fundamental artistic principles of professionalism, autonomy, and immediacy that form the inherent foundation of art practice the world over. In fact, both the government’s funding system and its public organs have ceaselessly worked to “tame” artists in the most anti-artist ways possible, placing administration at all times before creativity and freedom."